Colección de material de Platero y Tú, Extremoduro, Flying Rebollos, Fitipaldis...

Crítica del “Canciones Prohibidas” en el nº 60 de Kerrang!

Es 1998 y a finales de septiembre DRO saca a la venta el nuevo disco de Roberto Iniesta y los suyos; Canciones Prohibidas se llama el nuevo disco de Extremoduro. Muchos medios lo califican casi como una estafa, por su corta duración y por canciones de relleno como el “villancico” que cierra el disco. Después del superventas Agila dicen que Extremo se han desinflado, que están acabados… pero el tiempo dará la razón a Robe. Canciones Prohibidas es un buen disco, y al margen de gustos, hará que Extremoduro siga creciendo aún más. Se embarcarán en una gira junto a Fito Platero y los conciertos serán más serios y cuidados que nunca. De todo esto se dan cuenta en Kerrang!, en la crítica que hacen del disco en el número 60 de la revista. Ahí va:
1998promo_extremo

– Cartel publicitario semanas antes de salir el disco –

CRÍTICA EXTREMODURO: ‘CANCIONES PROHIBIDAS’

Rumores… que si otro directo, que si musicar poemas de Chinato, que si tal y que si cual. Nada, un nuevo disco con nuevos temas y ya está. Eso es Canciones prohibidas, un nuevo disco de Extremoduro, o lo que es lo mismo, Robe, y lo que con él se juntan con nuevas aventuras.
Robe, ayudado por Iñaki Uoho, que también produce el disco, han compuesto estas nuevas Canciones Prohibidas y seguramente lo de prohibidas tendrá la intención de “malditas”, porque nadie las querrá poner en las radios comerciales, pero venden más que cualquiera que se deje los duros en esos menesteres.
El disco arranca con un gran tema, con uno de los estribillos más pegadizos que Robe haya escrito nunca. Se trata de Salir, con diferentes tiempos, seguro que te tiras una temporada sin parar de cantarlo. Esclarecido, del cual se incluye una versión de video para PC, arranca con un demoledor bajo y con una base potentísima y fuerte. Aquí Robe se despacha con la Iglesia, los críticos musicales, los jueces y los funcionarios. En realidad los raja. Erase Una Vez es un tema rápido, veloz y cañero. Como una tormenta eléctrica de truenos y centellas en pleno verano.
Uno de los puntos del disco es Golfa. Un medio tiempo denso con arreglos de cuerdas clásicas, dándole un nuevo ambiente al disco. No os perdáis el juego de los dos estribillos finales sobreponiéndose. De menos a más en el arranque es Su Culo Es Miel tema que incluye bandurrias -¿recuerdos del pasado, Robe?- y otro de los que más gancho tienen, con una buena letra.

Extraterrestre es guerrero y peleón, con densos riffs. Un tema típico de Extremoduro podría ser Autoretrato -el título lo dice todo- un tema largo con muy buenos arreglos de cuerdas clásicas, de viento, de lucimiento de instrumentos que le dan una absoluta grandeza. Muy bueno. ¿Os imagináis una orquesta clásica haciendo temas de Extremoduro? ¡Qué fuerte!
Enemigo contiene un riff brutal y rapidísimo, quizá el tema más duro de toda la discografía de Extremoduro, mientras que la guinda la pone Villancico Del Rey de Extremadura, donde como comprobareis en las letras del disco, Robe se salta a la torera el guión y desparrama ante un Uoho impresionado y descojonado de risa que intentaba -a duras penas- seguir con el guión. Introducción que vuelve a la gracia tan traída del Me Estoy Quitando y que sirve para arrancar un tema con ambiente rumbero, que deriva en una pasada deriva en una pasada de Villancico punkarra total.
En general, este disco es más fuerte que Agila en todo, música y letras, y eso que contiene más arreglos y más diversidad instrumental, pero aún así, el disco gana en riqueza musical y en recursos. Recordando en las piezas más duras a aquellos primeros versánicos discos, cargados de mala leche.
No entiendo por qué se ha abandonado la fórmula de unir los temas como siempre se ha hecho…

Este disco va a rebasar con creces lo hecho por sus antecesores. Seguro. Y los que le critican tendrán que seguir aguantando. Ajo y agua.
* * * *