Colección de material de Platero y Tú, Extremoduro, Flying Rebollos, Fitipaldis...

Platero y Tú y Marea en la Plaza del Gas de Bilbao

Es 2001 y Platero y Tú gira por la península presentando su último disco “Correos”. En un verano de festivales los burritos deciden visitar de nuevo Bilbao (ya habían estado al inicio de la gira, en el Antzoki) que está en plena Aste Nagusia, para dar uno de los últimos conciertos de la gira… y de la historia de Platero.

Platero y Tú y Marea en la Plaza del Gas de Bilbao

Para esta ocasión iban a contar con unos teloneros de lujo: unos incipientes Marea que venían pegando fortísimo con su rocanrol y poesía. Menuda noche que nos esperaba… En aquel momento (hace 13 años…) el concierto me pillaba de vacaciones fuera de Euskadi, pero conseguí arreglármelas para poder ir a Bilbao para esa noche.
Estuvimos allí. Una versión adolescente de nosotros pero estuvimos y a la crónica que teníamos casi traspapelada le hemos pegado un repaso y la hemos querido poner aquí. A disfrutarla y a añorar los tiempos pasados. Una noche de calor…

:::::::::::::::::::::::::::::

PLATERO Y TÚ + MAREA. CRÓNICA DE UNA NOCHE DE ROCK´N ROLL.

giveevig. BILBAO. 24 de Agosto de 2001.

Llegamos a Bilbao a media tarde y nos dimos una vuelta por el lugar donde sería el concierto. El parque Etxebarria era la zona de las barracas por lo que había muchísima gente: niños por todos lados, adolescentes, parejas dando una vuelta, padres con cochecitos de bebé… Llegamos a la Plaza del Gas, que se encontraba a medio camino por la cuesta que baja al Ayuntamiento y allí vimos el escenario y sobre él a Fito, Uoho y Jesús. Parecía como si hubieran estado probando. A la derecha del escenario había un puesto de camisetas y en él entre más gente estaba Juantxu.

Ya de noche, estuvimos haciendo tiempo para no llegar demasiado pronto, lo que fue un error. Una impresionante masa de gente que apenas se movía entaponaba el acceso a la plaza. Además ya se escuchaban las notas de “Corazón de mimbre”. Días después en una entrevista Kutxi dijo que habían decidido empezar algo antes para así poder tocar más tiempo.
Con muchos esfuerzos conseguimos hacernos hueco por uno de los laterales y así llegamos poco a poco a la sexta u octava fila. Ahí estaban unos jovencísimos Marea con Kutxi al frente defendiendo sus canciones. Y lo hicieron muy bien aunque no lo tuvieron nada fácil; las botellas no dejaron de llover casi durante todo el concierto complicándoles bastante la existencia. Parecía que algunos no podían esperar a que comenzaran a tocar los Platero. Kutxi, ante esta situación, decidió echarle cara y en tono desafiante pidió que las botellas se las echaran al alcalde y no a ellos.

Kutxi-tuvo-un-contínuo-tira-y-afloja-con-un-público-impaciente

Marea iba despachando temazos, uno tras otro, y Kutxi recitaba extensos y bellos poemas que no he vuelto a escuchar en posteriores conciertos. La presentación de la canción “Trasegando” o los versos que precedieron a “Lija y Terciopelo” fueron momentos inolvidables.
Cuando llevaban poco más de media hora tocando y el sirimiri de plástico no cesaba, Kutxi anunció que tenía una noticia mala y otra buena que dar, y que venían a ser la misma: “Sólo quedan 2 canciones”. Las descargaron y se quedaron sobre el escenario entre pitos y aplausos. Entonces Kutxi se acercó al micrófono y anunció: “Ahora me voy a fumar un cigarro” y se quedó plantado delante de toda la plaza mientras se fumaba su cigarro tranquilamente. Fue todo un momentazo.
Después dieron las gracias y se despidieron con su tema bandera “Marea”.

La plaza seguía llenándose, era algo alucinante. Una legión de voces coreaban al unísono el nombre de Platero. El murmullo general, los litros, los cánticos y un ambientazo espectacular fueron los protagonistas durante la siguiente media hora, hasta que detrás de la batería se le pudo ver a Fito, lo que provocó una ovación entre la gente. Mientras todos intentábamos ver qué pasaba, por la derecha del escenario salía sigiloso y sonriendo un Iñaki Uoho con vestimentas propias de jugador de tenis: de color blanco, cinta en la frente, muñequeras, pantalones cortos, unas converse granates y camiseta sin mangas (rota, ¿cómo no?) del Umore Ona. Seguido el resto de Plateros aparecieron y Fito saludó al Gas: “Gabon Bilbo!” El público enloqueció y las primeras notas de “A un tipo listo” empezaron a sonar: pam, pam, pam… pam-pam-pam, pam, pam…

Después siguieron con una joya de su último disco, “Naufragio” y continuaron tirando de repertorio antiguo con temas como “No hierve tu sangre” o “Si la tocas otra vez” aunque también se dejaron clasicazos como “Al cantar”, “Tenemos que entrar”, “Rompe los cristales” o “Por fin”. Antes de “Hay poco R&R” Fito se marcó un magnífico solo a modo de introducción y en la bluesera “Cantalojas”, para la cual contaron con la ayuda de Suso a la armónica, los mecheros iluminaron toda la plaza a lo que Fito exclamó: “¡Qué bonito!”
Suso-con-Fito-en-el-tema-Cantalojas

Seguían cayendo canciones y cada una de ellas era todo un himno, incluso las más nuevas. Llamaron desde el micrófono a Edorta de los Flying Rebollos para cantar “Un ticket para cualquier lugar” y “Entre dos mares” tuvo una acogida espectacular, en la que Fito realmente simuló que su guitarra era una metralleta, como reza su letra. Luego fue el turno de las clásicas más recientes como “Alucinante” donde Fito cantó “… maldigo a todos esos locos que quieren gobernar la vida sin las palabras de Roberto y sin las manos del artista…” en alusión a Robe Extremoduro, y las clásicas de toda la vida como “Voy a acabar borracho”, en la que pude llegar a las primeras filas y mantenerme allí durante unos minutos gracias a las idas y venidas de la marea del gentío.

Uoho y Fito no pararon quietos en ningún momento. Corretearon por todo el escenario, hablaban con el público, hacían coñas entre ellos y dialogaban continuamente con sus guitarras. El público estaba encantado y no era para menos. En un momento entre tema y tema un sector comenzó a corear “Ari, ari, ari! Fito lehendakari!” consiguiendo que toda la plaza lo terminara cantando también. Eso y el ya inevitable “Fito se hace pajas” -a lo que Juantxu respondió con “¡Eh, que yo también me hago pajas!”- fueron parte del buen rollo que se estaba viviendo en el Gas.
El concierto estaba llegando a su fin pero supimos que todavía quedaba el plato fuerte de la noche cuando empezó a sonar el bajo de Juantxu con la melodía de “Si tú te vas”. Fito vaciló un poco sobre el bombo y platillo que desde días atrás se le había estado dando al concierto de Manu Chao: “Me gusta marihuana, me gustas tú… me gustan los Platero, me gustas tú…”.

Iñaki-con-Fito-en-plena-acción-en-la-Plaza-del-Gas

Y así, entre interminables punteos y amagos de final, llegamos a la despedida de los Platero. Se retiraron y todos empezamos a pedir otra: “Beste bat! Beste bat!”. Lo que no podíamos imaginar era que volverían a salir acompañados de todos los Marea para interpretar juntos el “Maneras de Vivir” de Leño. Batiz también estaba por ahí.
Más bailoteos, cachondeos, cánticos, vaciles y muy buen rollo entre ambas bandas para dar fin a una noche de casi 4 horas de rock´n roll nacional. ¡Qué más se podía pedir!

* * * *

Durante la celebración de las fiestas, para la prensa local no existió mucho más que el concierto de Manu Chao. Se le promocionó tanto que parecía que intentaban convertirlo en un concierto histórico antes incluso de celebrarse la actuación.
Se barajó la opción de que tocara en otro sitio porque, según los entendidos, “la Plaza del Gas se le iba a quedar pequeña”, pero el artista insistió en que quería tocar en el Gas. Aún así, se habilitaron pantallas gigantes para que la gente siguiera el concierto desde otros puntos de la ciudad y así no colapsar la Plaza del Gas. Lo cierto es que ni estas zonas ni la propia plaza tuvieron la afluencia de gente esperada.

Plaza-del-Gas-de-Bilbao-Foto-Concierto-de-Sober-en-2002

En la foto de arriba, del concierto de Sôber en 2002, se puede ver cómo era la Plaza del Gas. Según las fuentes oficiales, entraban unas 25.000 personas. El ayuntamiento decidió que estos conciertos de fiestas de Bilbao deberían celebrarse en Zorrozaurre, Deusto (a más de 3 km de la zona de fiesta), y cerrar la Plaza del Gas con difusos argumentos de aforo limitado y falta de seguridad. No querremos saber qué hubiera sucedido si en el concierto de Fito en 2004, ya en Zorrozaurre, hubiera habido que desalojar a los más de 60.000 asistentes, con los servicios de seguridad desbordados ante tal masa de gentío no esperada…

Más tarde se supo que al lado de la plaza se construiría una urbanización de pisos… digamos que no para los menos pudientes. Sin comentarios.

Distintas-fases-en-las-obras-en-la-antigua-plaza-del-gas

El caso es que a día de hoy (julio de 2014) la urbanización lleva años terminada y la zona de la plaza sigue en obras (ver imagen superior), no quedando de ella nada más que el recuerdo.
Mostramos una imagen aérea de la zona del Parque Etxebarria, de un par de años después del concierto de Platero, con la plaza ya vallada y la nueva urbanización en obras, casi finalizada.

Ubicación-de-la-extinta-Plaza-del-Gas-de-Bilbao

A continuación podemos leer un artículo que escribe Igor Cubillo, en Agosto de 2002, sobre este adiós a la Plaza del Gas. Ahí va:

Adiós al Gas tras 15 años

IGOR CUBILLO Bilbao 21 AGO 2002

En las próximas ediciones de la Aste Nagusia, los despistados que se acerquen a la conocida y concurrida plaza del Gas con intención de disfrutar con la música en directo pueden sorprenderse al encontrar en cambio frontones y bloques de viviendas a la sombra de las barracas instaladas en Etxebarria. El escenario que desde 1988 ha sido reservado a los conciertos sirigidos al público más joven va a ser desmantelado.
Si se cumplen los planes municipales, las canciones de Michael Prophet, Tena Stelin, Loud & Lone y The Sound Dealers, que actuarán el próximo sábado, serán las últimas que suenen en la explanada situada sobre la antigua fábrica municipal de gas, próxima al Ayuntamiento. Ellos serán los últimos artistas que expriman sus instrumentos en un escenario que también ha sido testigo de la puesta en escena de Pablo Milanés, Georges Moustaki o Henry Rollins.

Las aglomeraciones provocadas en el pasado por la presencia de músicos como Fermín Muguruza, quien dio en el Gas su primer concierto para una institución, contrastan en la memoria con el aspecto desolado que presentaba la plaza en las primeras ediciones del Bilbao Dance Club Festival. Estos casos representan la cara y la cruz de un auditorio al aire libre ubicado en situación estratégica, prácticamente en el corazón de la fiesta. Y es que entre sus ventajas se encuentra su localización bajo las barracas del parque de Etxebarria y a un paso de El Arenal, zonas donde la multitud se concentra para disfrutar con muestras de teatro callejero, comprar a vendedores ambulantes, ver los fuegos artificiales o agolparse en las txosnas. También hay quien alaba la singularidad de un anfiteatro natural que permite seguir las actuaciones sentado o tumbado sobre la hierba, bajo las luces de las atracciones de feria más espectaculares.

Existen, pues, motivos para entristecerse por la desaparición de un escenario entrañable. Aunque los defensores de su reurbanización pueden esgrimir el inconveniente de que su aforo, estimado entre 12.000 y 15.000 espectadores, pueda quedarse ocasionalmente pequeño, no sólo para los artistas internacionales de más renombre (como Simple Minds, cuya actuación tuvo lugar el sábado en Abandoibarra), sino también para los grupos locales con más predicamento. Fue el caso de los bilbaínos Platero Y Tú, que el pasado año abarrotaron el recinto horas después de que el mismísimo Manu Chao fracasara en el intento.
Aunque el principal argumento de los responsables municipales para dejar el Gas, el talón de Aquiles del emplazamiento, es tener como único acceso la estrecha calle Quintana, donde podría originarse un tapón humano en el caso de una evacuación de emergencia o avalancha. Esta hipótesis, reforzada por el deseo de descentralizar los festejos, invita a su abandono.

Una explanada al comienzo de Zorrozaurre y otra ubicada en Miraflores, y prevista en principio para acoger un campo de fútbol, se encuentran entre las alternativas que se barajan ahora para acoger en el futuro las actuaciones de pop y rock incluidas en el programa de la Aste Nagusia. La zona de Abandoibarra quedaría en la recámara como recurso para actuaciones extraordinarias, nunca como escenario permanente para las fiestas.

Un concierto de música ‘reggae’ despedirá, el sábado, a la plaza del Gas como escenario festivo. Condición que ostenta desde 1988, cuando se trasladaron a ella los conciertos más multitudinarios y aquellos dirigidos al público joven.

* * * *

Existen varias fotos de esta noche, sacadas por Lucía de Andrés. Algunas ya habéis podido ver en este post, pero podéis verlas todas en su sección dentro de manerasdevivir.com. Que las disfrutéis:

Fotografías concierto de Marea
Fotografías concierto de Platero y Tú

* * * *