Tras un 1994 complicado en el que casi desaparece la banda, en el 95 Robe vuelve a la carga y se encuentra pletórico; se publica por fin Pedrá, tiene nuevos temas compuestos y la renovada formación parece que funciona muy bien. Vamos espabilando...