Colección de material de Platero y Tú, Extremoduro y cía.

Robe: «Tengo muchas más ganas que antes y las pilas superpuestas»

banner-lluvia-hierro-rock-and-roll-alvaro-heras-gran-bilbao.jpg
Tras un 1994 complicado en el que casi desaparece la banda, en el 95 Robe vuelve a la carga y se encuentra pletórico; se publica por fin ‘Pedrá’, tiene nuevos temas compuestos y la renovada formación parece que funciona muy bien. Vamos espabilando…
Robe saludando con el 'Mon' mirando a cámara, al fondo a la derecha
Robe saludando con el ‘Mon’ mirando a cámara, al fondo a la derecha.
electric-guitar-giveevig.png

Revista Kerrang! nº 17 publicada en abril de 1995. Entrevista: Paco Cañero. (El Suavecito). Gracias al blog La ley de Extremoduro por facilitárnosla.

¡Mala Pedrá te den…!

En principio iba a ser sólo un proyecto paralelo a Extremoduro, pero según propia confesión de Roberto Iniesta, el miedo de las compañías de discos a editar el trabajo de ‘Pedrá’ ha hecho que ese proyecto musical haya sido editado bajo el nombre de la mítica banda de rock transgresivo. Paco Cañero habló con Rober acerca de todos los problemas, obsesiones, manías e historias de este peculiar personaje de nuestra movida y elaboró con ellos la entrevista que vas a leer a continuación.

Portada del número 17 de la Kerrang!Extremoduro no han dejado de ser actualidad, pese a que su último álbum de estudio ¿Dónde están mis amigos? se editó hace ya tiempo, en el verano de 1993. Apareció, no hace demasiado, una recopilación en las que se incluían además de los temas ya conocidos de su primer LP, tres canciones nuevas inéditas. Comenzamos la charla con Roberto hablando precisamente acerca de este trabajo para el que recabaron la colaboración de Iñaki, de Platero y Tú.
«Esta nueva grabación me ha gustado mucho más, en la primera tienes que darte cuenta de que era el primer disco que hacíamos, hace ya cinco años de aquello y la verdad es que no teníamos mucha idea. Este me mola mucho más».

¿Qué nos puedes contar de esos nuevos temas acústicos que se han incluido en el disco? «No hay mucho que contar, solo que tenía ganas de hacer una cosita así, lo que pasa es que me daba un poco de corte y al final, así en plan experimento, me he decidido».

«Toda esta fama de drogadicto y de pasao la verdad es que ya me está tocando los cojones»

(Robe, 1995)

¿Y sobre los cambios que ha habido últimamente en el grupo? «Sí, está el guitarra Zer Bizio?, el batería de Quemando Ruedas, Ramón al bajo y yo. Y el por qué de tantos cambios no es algo que le tenga por qué importar a nadie, pero no sé, la verdad es que es una cuestión jodida. Puede ser que es de verdad muy difícil estar en la música. He tenido mala suerte, no sé si es que siempre me he juntado con gilipollas o a lo mejor es que yo soy el mangui, una de esas dos debe ser. Para estar en este rollo hay que tirarse mucho al barro, en este país no se sacan tantas pelas de la música, si al final estás en esto solo por el dinero es mejor que te vayas a currar a un banco y te dejes de hostias. Esto es muy duro, aquí no te puedes andar con medias tintas y hay que echarle muchos huevos».

Pedrá es una especie de álbum conceptual, una larga canción de 30 minutos. «Imagínate, el contenido habla de todo, tal y como son las letras de mis canciones: el amor, la guerra, la mierda… ¡Yo qué sé! Son letras en plan ‘estaba con mi novia y llegó la guardia civil…’. Hablo sobre lo que me jode, lo que me gusta, es un disco en el que tanto en las letras como en la música he hecho absolutamente lo que me ha dado la gana; lo que no ha salido de los cojones».

Un tema que siempre está presente a tu alrededor es el de las drogas. ¿Qué nos dices al respecto? «Pues mira, yo con las drogas no tengo ningún problema, solo los tengo con la policía que se empeña en meter sus sucias manos en mis atormentadas bolsillos. Toda esta fama de drogadicto y de pasao la verdad es que ya me está tocando los cojones».

¿Cómo estás de ánimos para seguir en la música? «Pues ahora mismo de puta madre, con la nueva formación estoy súper a gusto y me siento muy bien con ellos. Cuando se jodió la última vez la banda me quedé algo más jodido, fue un palo más chungo de superar. Ahora ya tengo canciones nuevas, lo que pasa es que no sé cuándo querrá la compañía verdaderamente a sacar algo nuevo. No dejamos de currar, yo desde luego tengo muchas más ganas que antes y estoy con las pilas superpuestas. A ver si ahora no la cagamos».

¿Cómo ves el rock ahora mismo en este país? «Lo veo jodido, estamos rulando por todas partes los cuatro de siempre y nos vamos manteniendo un poquito, pero a base de no parar de tocar. En los medios de comunicación el choteo y el mariconeo están a la orden del día, manejado por el dinero, oyendo las mismas historias en la radio… para poder oír algo nuevo tienes que acabar poniendo la radio de tu barrio».

¿Por qué te llaman el Rey de Extremadura? «¡Porque me nombró el pueblo, cojones! Soy el Rey de Extremadura y me cago en todas las banderas y en todas las fronteras. Es una manera de darle la vuelta a todo».

Roberto Iniesta sigue inasequible al desaliento, rasgando su guitarra, vomitando sus versos y revolucionando todo el rock transgresivo. Sigue tocando por toda España, ahora, tras la salida de Pedrá, Extremoduro vuelven a estar más activos que nunca.


AÑOS después, el canal Juancaraes publicó este montaje de uno de los temas acústicos que se mencionan en la anterior entrevista; Te juzgarán solo por tus errores, cuya letra es de Robe ‘sobre poemas de Marcos Ana del libro Las soledades del muro’. Grabada en Lorentzo Records con Robe a las voces, coros y guitarras, y el Juantxu de los Platero al bajo. El vídeo cuenta con la voz del propio Marcos a modo de introducción. Impresionante.

LAS SOLEDADES DEL MURO

Decidme cómo es un árbol
decidme el canto de un río cuando se cubre de pájaros
Habladme del mar
habladme del olor ancho del campo,
de las estrellas, del aire
Recitadme un horizonte sin cerraduras y sin llaves
como la choza de un pobre
Decidme cómo es el beso de una mujer
dadme el nombre del amor, no lo recuerdo
¿Aún las noches se perfuman de enamorados
con tiemblos de pasión bajo la luna?
¿O solo queda esta fosa,
la luz de una cerradura y la canción de mil rosas?
22 años
y olvido la dimensión de las cosas,
su olor, su aroma
Escribo a tientas el mar, el campo
Digo ‘bosque’
y he perdido la geometría de un árbol
Hablo por hablar de asuntos
que los años me borraron…
No puedo seguir,
escucho los pasos del funcionario

Marcos Ana