Colección de material de Platero y Tú, Extremoduro y cía.

Robe participa en un concierto homenaje al pueblo de Chiapas

banner-lluvia-hierro-rock-and-roll-alvaro-heras-gran-bilbao.jpg
El día uno de julio Robe participa en un acto a favor del EZLN y del pueblo de Chiapas en la sala La Riviera Aqualung de Madrid, donde se juntan escritores, poetas y músicos como Mercedes Ferrer, Jesús Ferrero, Cristina de Dover, Manolo Kabezabolo… y, el que nos ocupa, Robe Extremoduro.
1997_chiapas_robe
Dos fotos de Robe en el concierto por el pueblo de Chiapas.

EL PAÍS ESCRIBIÓ unas líneas sobre este evento unos días después. No tenemos mucha más información que éste par de fotos, el cartel del evento y alguna referencia más extraída de entrevistas, como que fue aquí cuando Robe presentó de forma inédita la canción Golfa, que poco o nada tuvo que ver con la versión de 1998 aparecida en el disco Canciones Prohibidas. Ahí va.

electric-guitar-giveevig.png

1 de julio de 1997, Madrid. Texto: Fernando Iñiguez (El País)

El concierto ¡Viva Zapata! se traslada a Aqualung

1997-entrada-viva-zapata-robe-madrid

Entrada del concierto.

Casi una docena de artistas como Juan Perro, Andrés Calamaro, Robe Iniesta, Mercedes Ferrer o Antón Reixa, y escritores como Agustín García Calvo o Jesús Ferrero celebran esta noche en Aqualung (paseo Ermita del Santo, 48, metro Pirámides, 21.00 horas, 1.000 y 1.500 pesetas) un acto músico-cultural al grito de ¡Viva Zapata! Los beneficios del concierto irán destinados al II Encuentro por la Humanidad y contra el Neoliberalismo que organiza a finales de este mes el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en distintos puntos de España.


1 de julio de 1997. ABC (Madrid)

1997_07_01_abc-viva-zapata-cambia-de-recinto.jpg
Breve mención en la sección Espectáculos sobre el cambio de recinto.

3 de julio de 1997, Madrid. Texto: Fernando Iñiguez (El País)

Los rockeros prefieren «Jalisco»

Un auténtico mariachi mexicano se gana a un público moderno en el concierto por Chiapas

1997-cartel-viva-zapata-robe-madrid

Cartel del concierto ¡Viva Zapata! (1997).

«Se nota que hay cariño, que es la dinamo que alimenta toda revolución», dijo Santiago Auserón, ahora Juan Perro, dirigiéndose a los asistentes cuando acabó su intervención en el concierto celebrado el martes en Madrid a favor de los guerrilleros zapatistas. Por esa velada solidaria desfilaron casi una quincena de artistas españoles y un auténtico mariachi mexicano. Ante la ausencia de un buen sonido, los altibajos de los participantes, la incomodidad de una sala abarrotada, el calor sofocante en una noche que no era calurosa y la ausencia de un maestro de ceremonias que fuera presentando a cada artista, el público contestó, precisamente, con cariño. Y al final, gracias al mariachi, añadió el baile patoso y el regocijo. Se trataba de reunirse con poetas, escritores y cantantes en torno a una idea: compartir el sentimiento romántico de que en alguna parte del mundo, aún se puede ensalzar al hombre por encima de todo. Ya se sabe, desde hace años, en la selva de Chiapas, al sur de México, se ha organizado una resistencia que encabeza el subcomandante Marcos al frente del Ejército Zapatista de Libera ción Nacional (EZLN). Inspirados en el legendario Emiliano Zapata, líder de la lucha por la libertad y contra la opresión, estos modernos zapatistas organizaron en la primavera de 1996 el Primer Encuentro por la Humanidad y contra el Neoliberalismo. Quieren ahora celebrar otro a partir del 26 de este mes en diferentes puntos del Estado español. Para toda la gente que se va a movilizar había que crear una infraestructura y este concierto era otra forma de proveerse de recursos.

Al iniciarse el acto, Isabel Escudero, compañera del profesor Agustín García Calvo, leyó una carta del propio Marcos para la ocasión. Un vídeo con escenas de la vida en Chiapas y declaraciones del líder guerrillero dio paso a las actuaciones. El escenario, presidido por la imagen de Zapata y la bandera del EZLN, acogió a Mercedes Ferrer, Frank T. y al escritor Jesús Ferrero. Detrás vinieron Corcobado; Cristina, de Dover, en plan Joan Baez, y uno de los momentos más delirantes: Manolo Kabezabolo, mediante descarnado punki, no dejó títere con cabeza -desde Aznar, a ritmo de La chica yeyé, hasta el mismo Rey- y fue el único al que se le pidieron más canciones. Juan Perro, Andrés Calamaro -que recordó al recién fallecido Pepe Risi, de Burning-, Robe Iniesta, de Extremoduro, y el guitarrista flamenco Pepe Habichuela dieron paso a Agustín García Calvo.

Leyó La balada de las cárceles madrileñas y el público rockero y rebelde hizo un inusitado silencio, llegando a corear con él algunos versos. Josele, de Los Enemigos, y Antón Reixa finalizaron la presencia española y llegó el momento más divertido.

Bernardino, un charro de peso, salió con un genuino mariachi al grito de «¡viva Zapata!». Los rockeros sucumbieron y ensayando tímidos y patosos bailes no tuvieron más remedio que rendirse a la fuerza de grandes clásicos como ¡Ay, Jalisco! El rey, Volver, volver, Adelina o el himno zapatista, Carabina 30/30.